Lucía Retamar

directora myanimalmagazine.com

myedito

Viven en soledad día tras día. Serán pocos, por no decir ninguno, los momentos en que reciban una caricia o una palabra amigable. Duermen en casetas donde no existe la higiene y siempre están ahí; primavera, verano, otoño e invierno. Son los pobres perros guardianes.

 

Lejos de ser agresivos, su trabajo es guardar y defender una nave industrial. Callados, observadores, temerosos. No conocen otra vida mas allá de lo que pueden ver a través de unas rejas. Ya ni siquiera les atrae un coche que aparca enfrente, una pelota que choca, unas risas... Nada.

 

Emiten un ronco sonido que pudiera ser un ladrido, pero ya afónico. Son invisibles. Yo me paro, le miro, el se para y me mira. Mueve su insignificante rabo cortado, de un lado para otro. Al poco rato, se va.

 

¿Quién es la persona que cierra la valla todos los días y no se plantea la soledad en la que vive ese animal? Otro animal mucho más cruel: el ser humano.

Pobres perros guardianes...

myedito

Para mí una de las cosas del día que más beneficio me puede aportar es ir a dar un paseo con Hamlet, mi amigo perro. Salir tarde de trabajar, llegar a casa y compartir ese momento con él me parece una maravilla. Darle rienda suelta, sin ataduras, le hace disfrutar muchísimo. Y a mí también.

 

Parece que a los Ayuntamientos de este país no les hace tanta gracia. En algunas zonas de España se están llevando a cabo controles para multar a los dueños que llevan a los perros sueltos. Y yo me pregunto: ¿no tienen otra cosa más importante que multar? Castigos de hasta 600 euros por disfrutar de un paseo junto a tu perro suelto... ¡Vaya!.

 

Por supuesto, explicarle a las autoridades de turno que tu perro no hace nada, que es un momento muy importante para que juegue con otros perros, y que tú eres una "dueña" responsable, no sirve para nada. Todavía en este país los animales no están muy bien considerados.

 

Por cierto, ahora me viene a la cabeza el nuevo anuncio publicitario antidrogas de España... ¿Cómo se puede comparar a las drogas con unas pobres hienas y avestruces?.

Así no avanzamos.