Fotografía perrunadas.com

mysport

Senderismo con nuestro perro en verano:

qué debemos y qué no debemos hacer

La primavera y el verano son dos de nuestras épocas favoritas para hacer senderismo con nuestro perro: hace buen tiempo, los días son más largos, normalmente los horarios laborales se relajan un poco... Pero debemos tener en cuenta una cosa: nuestro perro es muchísimo más sensible que nosotros al calor, por lo que es importantísimo evitar exponerlo a situaciones de riesgo. En cuestión de minutos, un golpe de calor puede matarlo, pero siguiendo unos simples consejos podremos disfrutar del verano con nuestro amigo de cuatro patas sin mayor problema.

Por Paula.G - perrunadas.com   @lamujerjusta

Vamos a empezar por el transporte: normalmente nuestro coche. En verano está completamente prohibido dejar al perro en el coche, ni con ventanillas abiertas, ni a la sombra: tened en cuenta que, en diez minutos, vuestro perro puede morir. Los perros no sudan de la misma manera que nosotros, así que les cuesta más reducir la temperatura de su cuerpo. El golpe de calor, la hipertermia, se produce cuando el perro no es capaz de regular la temperatura de su cuerpo, que en condiciones normales es de unos 39 grados. Si supera los 42, comienzan a fallar los órganos internos del animal, y esto puede llevar a la muerte.

 

Tened en cuenta que incluso aunque lo saquéis del coche respirando puede morir: jamás intentéis bajarle la temperatura de golpe, es igual de peligroso que el golpe de calor. Humedeced un trapo o toalla y, sin taparlo, refrescar su cuello y su cabeza. ¡Nunca lo tapéis entero con toallas húmedas! También podéis usar un cubito de hielo para refrescarlo, y no dejéis que beba en exceso. Y, por supuesto, todo esto de camino al veterinario... no os la juguéis, el golpe de calor es una cosa muy seria.

 

El coche es el lugar más común donde se producen las hipertermias caninas..., pero también pueden producirse en una caminata si la hacemos en las horas centrales del día, sobre todo tras varios días de calor intenso. Así que debemos salir a caminar a primera hora de la mañana o cuando comienza a caer el sol, y escogiendo siempre zonas frescas, con agua abundante (sendas de río, por ejemplo). Pero en verano llevad siempre agua para vuestro perro, por si acaso, y no le deis nunca de comer justo antes de la caminata. Escoged sendas con zonas de sombra y parad de vez en cuando en una para que vuestro perro regule su temperatura. Galicia es, en este aspecto, un paraíso para el senderismo con perros, dada la cantidad de rutas fluviales o a través de tupidos bosques que tenemos.

 

Los cachorros y los perros mayores son los más sensibles al calor, tenedlo en cuenta si vais a salir a caminar con ellos. Perros con vías respiratorias cortas, como los bulldogs o los carlinos, ni que decir tiene que en días de calor no deben hacer ningún esfuerzo.

 

Respetando estos consejos que dicta la lógica, disfrutar de los días calurosos con vuestro perro no será un problema... ¡sobre todo si lo lleváis a un río donde pueda bañarse y pasárselo en grande!