mysalud

Peligros de la primavera para nuestro perro

Ya está aquí la primavera. A muchos humanos les afecta por las alergias, se sienten más cansados e incluso con un estado anímico mas bajo. Pero, ¿cómo afecta a nuestros perros? Os lo explicamos.

Es una época muy peligrosa.  Las temperaturas suben y con ello aparecen todos los bichos que perjudican la salud de nuestros perros, como son las garrapatas, las pulgas, los mosquitos y la oruga procesionaria. También se produce una caida de pelo importante, por lo que tendremos que cuidar más su pelaje. Debemos estar más pendientes por si se les mete alguna espiga en la naríz, lo que les provocaría más estornudos de lo habitual y podrían hacerse sangre. Y en algunos casos aparecen ciertas reacciones alérgicas que tendrán que ser vistas por los veterinarios.

 

GARRAPATAS Y PULGAS

Las garrapatas son parásitos externos que se alimentan de sangre. Viven entre los arbustos, las plantas y el pasto, por lo que es muy fácil que nuestro perro las tenga. Las pueden coger paseando por algún jardín, descampado o bosque. Pueden provocar serios problemas de salud. Cuando llegan al perro se desplazan a las zonas más húmedas y calientes. Antes de ahderirse a la piel, son de tamaño pequeño, y cuanto más se alimentan de su sangre, más grandes se van haciendo. Para que os hagáis una idea, cuando están gorditas pueden parecer una judía blanca.

La prevención es sencilla, lo primero es poner a tu perro un collar antiparásito, que bajo nuestro criterio lo debería llevar siempre. Si todavía no se lo has puesto, ahora es el momento.

También habría que ponerle en el pelaje las llamadas pipetas. Todo esto es mejor que te lo explique bien el veterinario, ya que dependerá del tamaño del perro la dosis que le tengamos que poner.

Si encontramos una garrapata, no nos tenemos que alarmar. Hay utensilios especiales para quitarlas bien, ya que como no se extraigan del todo, parte de la garrapata se quedará adherida a su piel.

 

Con respecto a las pulgas, son tambíen parásitos externos que se caracterizan por su pequeño tamaño y sus grandes saltos. Esto hace muy fácil que se trasladen rápidamente al pelaje del perro.

Una vez ahí, corren frenéticamente, por lo que es díficil cogerlas. Su prevención es

el mismo que con las garrapatas: collares

y pipetas. 

 

LEISHMANIOSIS

Es una grave enfermedad que puede acabar con la vida de tu perro, y está causada por un parásito llamado Leishmania, que se contagia por la picadura de un mosquito. El primer síntoma de los perros al tener esta enfermedad es la pérdida del pelo, sobre todo alrededor de las orejas, nariz y ojos. Actualmente hay tratamientos que si se aplican a tiempo pueden salvar la vida de nuestro animal. Como prevención, pipetas y collares. Existe tambíén una vacuna que se le podrá poner a cualquier perro mayor de 6 meses y que consiste en varias inyecciones en un determinado espacio

de tiempo.

 

ORUGA PROCESIONARIA DEL PINO

Su nombre viene por la forma que tienen de desplazarse en fila india. Tu perro sufre el riesgo de intoxicación con sólo olfatearlas y tocarlas. Son extremadamente venenosas. Anidan en los pinos, por lo que hay que tener especial cuidado con el tan preciado juego con el que disfrutan nuestros canes con las piñas. Cuando entran en contacto con la oruga deben ser llevados urgentemente al veterinario. Los síntomas más característicos de la intoxicación son babeo exagerado, inflamación de los labios, y de la lengua y ocasiones vómitos, entre otros.

 

CAÍDA DEL PELO

¡Tengo la casa llena de pelos!. Con el aumento de las temperaturas, nuestro perro muda su pelaje. Durante el invierno es más duro para aguantar las bajas temperaturas. Cuando llega el calor, ese pelaje se desprende, quedando otro preparado para las altas temperaturas. 

Lo mejor es cepillarles diaríamente para quitarles el pelo muerto. Hay cepillos especiales que funcionan realmente bien. Algunos veterinarios aconsejan llevarles a lavar más a menudo. Si lo haces en casa, utiliza siempre champús especiales para perros, si son antialérgicos mucho mejor. Déjate asesorar por un profesional.

 

Como se dice comúnmente, más vale prevenir que curar. Si tu perro tiene sus vacunas al día, si se hace las analíticas anuales para saber si está contagiado por

la leishmania y si lleva los collares antiparásitos todo el año, seguro que tiene muchas más probabilidades de no ser afectado por estas enfermedades. Recordamos tambíén las tan importantes desparasitaciones internas que se deben hacer cada cuatro meses y consisten en darles una dosis recomendable según su peso para que tambíén esté sanito por dentro. Y ahora... disfruta de la primavera.