mycurioso

Los beneficios de convivir con un perro

Vivir con un perro es maravilloso. El solo hecho de acariciarle, hablarle, irte con él a dar un paseo... conlleva una serie de beneficios de los que muchas veces no somos conscientes. Este artículo os revela cuáles son, y veréis que son más de los que imagináis.

Durante el paso de los años, la sociedad ha evolucionado en su relación con los perros. Desde los inicios en los que eran utilizados sólo como meros utensilios de trabajo; pastoreo, carga, vigilancia... a la actualidad, donde el rol del perro ha cambiado. Ahora aparte de ser un indiscutible miembro de la familia, aporta unos beneficios a la sociedad que antes sería imposible pensar. 

 

Hoy, el tener un perro ha añadido un significado adicional. Muchas familias lo consideran como un miembro más de la familia, en vez de una mera propiedad. "Una gran parte de la población convive con un perro, y la razón principal es la relación de compañerismo que se adquiere con el animal. El perro no enjuicia, da un amor incondicional, y podemos hacer de él el mayor confidente de nuestros más íntimos sentimientos" ( Alabama A&M and Auburn Universities).

 

​El perro es sumamente inteligente, lo que ha llevado a que sea entrenado para mejorar la vida de muchas personas. Ejemplo de ello son los perros que ayudan a personas con incapacidades, con problemas de comportamiento, o problemas de salud.

Está demostrado que convivir con un perro mejora la calidad de vida de muchos individuos, ya que conllevan beneficios físicos, psicológicos, fisiológicos y sociológicos. Muchos expertos en salud en el ámbito mental y veterinaria están de acuerdo en que un perro puede ayudar a aliviar los problemas de depresión leve o moderada, ya que se canaliza la atención de la persona deprimida al cuidado de otra vida, como es el perro. Además, ​el perro mitiga la sensación de soledad, sentimiento muy apegado en personas deprimidas.

Investigaciones en el Baker Medical Research Institute, Australia, observaron que los dueños con mascotas tenían una presión sistólica y los triglicéridos en el plasma sanguineo mas bajos que los que no tenían perros. Estudios anteriores demostraron que la supervivencia a los infartos de miocardio era más elevada en las personas que convivían con un perro, que los que no ( National Institutes of Health, 1987).

 

¿POR QUÉ VIVIR CON UN PERRO?

​- El perro puede aumentar la autoestima de niños y mayores. 

-Mejora las relaciones de familia, ya que se comparten y se viven muchos momentos felices con él. 

-Mejora la condición física de los dueños al disfrutar de los paseos conjuntos. 

- Crecer en compañia de un perro hace que seas menos propenso a las alergias.

- Reducen el estrés ocasionado por la frenética forma de vida. Llegar a tu casa y salir a dar una vuelta ayuda a estar más relajado.

- Provoca en las personas una mayor conciencia de amar, querer y respetar a los animales.

- Mejora las relaciones sociales.

 

Tener un perro conlleva toda una seríe de consecuencias muy positivas, pero no olvidemos que hay que cuidarlos como se merecen. Ellos nos ayudan y nosotros los ayudamos a ellos con una tenencia responsable.