myterapia

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

La ansiedad por separación de los perros 2ª parte.

Actualmente las conductas inapropiadas que aparecen en el animal cuando está separado del dueño se denominan trastornos relacionados con la separación.

Por Rosana Alvarez Bueno (Vet. Col. 933 en Málaga). Acredit. AVEPA en Medicina del comportamiento.

etologiaveterinaria.net / www.facebook.com/etologiaveterinaria

Son conductas que no necesariamente tienen que ver con un estado de ansiedad y suelen estar incluidas en uno de estos apartados:

 

  • Eliminación inadecuada.

  • Vocalizaciones.

  • Destructividad.

 

En la mayoría de las ocasiones los síntomas no son percibidos por el propietario, debido a que se producen en su ausencia, y éste suele darse cuenta por quejas de los vecinos o cuando llega a casa y se encuentra los destrozos o las micciones y defecaciones.

Debido a que estos síntomas pueden tener distintas causas, no es buena idea generalizar en el diagnóstico y el tratamiento, sino hacer de cada caso un acontecimiento individual e intransferible y analizarlo concienzudamente.

Por lo tanto, por favor, no apliques lo que a tu vecino le fue bien, contacta con un especialista.

La ansiedad por separación se englobaría dentro de los trastornos relacionados con la separación, y los 3 bloques de síntomas comentados tendrían muchos otros posibles causantes, además de la ansiedad, como por ejemplo falta de estimulación y estímulos ambientales.

Un gran porcentaje de problemas de estrés por separación no son diagnosticados, frecuentemente porque el propietario no sabe que existe el problema, porque cree que ya se arreglará o porque no cree que tenga importancia o no le molesta. Hay que dejar claro que el animal que sufre de estrés o ansiedad por la separación sufre realmente durante las ausencias del propietario. Está comprometido su bienestar. Por lo tanto cualquier persona que tenga la más mínima duda debería contactar con su veterinario de cabecera o con uno especializado en medicina del comportamiento.

El estrés crónico que experimenta el animal puede tener consecuencias como por ejemplo repercusiones sobre la salud, abandonos o eutanasia y generalización del estado emocional negativo.

También existen repercusiones sobre el estado emocional del propietario, que no sabe qué hacer, castiga al perro empeorando el vínculo con el mismo y sufre la presión social de las quejas y denuncias de los vecinos.

¿Vas a ser uno más o vas a ponerle remedio? Espera la tercera parte del artículo…